Conoce las 3 cartas ganadoras del I Concurso Nacional de Cartas de Amor

22.11.2022

Te presentamos las 3 cartas ganadoras del I Concurso Nacional de Cartas de Amor organizado por nuestro Club de Lectura La Paz con el apoyo de Retrato Café. En el certamen recibimos 214 cartas, de las cuales, el jurado seleccionó las siguientes cartas como las tres mejores del concurso.

¡Disfruta la lectura!

Carta ganadora del I Concurso Nacional de Cartas de Amor
Carta ganadora del I Concurso Nacional de Cartas de Amor

"Carta a Ignacio" escrita por Cecilia Terrazas Ruiz

1er Lugar - Concurso Nacional de Cartas de Amor

La Paz, otoño de un 2022

Ignacio, el de todos los atardeceres:

Dicen que las cartas de amor son también cartas de despedida. Quizás porque no hay muestra de amor más grande que la nostalgia, esa que se pronuncia padeciendo cada letra y estremeciendo los sentidos hasta confluir en una sonrisa invertida, empotrada detrás de los dientes. Esa, que te pone frente al espejo y te deja con vos.

¿Contarte? Hacen setecientos veintitrés días que dejé de hacer cuentas. Ahora prefiero el color de un buen domingo en la primera ventana de este café lleno de retratos, quizás porque siento que acá puedo acunar las esquinas, o esconderme para buscarte en el nudo que despunta en el lado izquierdo de mi cicatriz.

Antes de aquel día pasó todo, repicó el tun tun y solo conjuré que crezcas como el fuego, que no te falten dudas, pero tampoco fe, caminos y un lugar donde volver. El lugar sigue acá, es un poco más pálido, todavía es enero, y se parece más a lo que Tristao de Andre llama "la presencia de la ausencia" cuando habla de la nostalgia, de la saudade. Creo que al fin puedo describirla cuando pienso en el abrazo que nunca nos dimos.

Fueron muchos días de mirar detrás del vidrio, ya te dije, no hago más cuentas. Días de no escribir nada, de surcar como riada, de apretar los brazos enterrados entre las rodillas, de un letargo que me arrancó las palabras. Ahora puedo nombrarte, "te me moriste" y aunque existan mil formas para detestar tu silencio, prefiero decirte que eres "las primeras letras" que vuelvo a parir, una a una y en montón.

Esta no es una carta de despedida, es una carta de amor con la que te arrullo entre los cometas.

Mamá

si deseas unirte a nuestro Club, puedes llenar el formulario haciendo clic aquí o en el siguiente botón. 

Carta escrita por Anelís Díaz Ríos

2do Lugar - Concurso Nacional de Cartas de Amor

Querido mío:

Siempre que pienso en ti pienso en letras, siempre que veo una mueca en tu faz, vuelven a mí los restos de una mañana que de simplona ha de tener nada, que de voraz lo posee todo, igual que la noche, igual que tú.

Amor de mi vida, no pretendía condicionar mis letras en alas de que entendieras lo que has provocado en mí, pero ahora me veo en sofoco si no lo hago, dedicarte estas palabras ha de ser mi mayor aliado para que entiendas lo mucho que me hiere que me apartes de ti.

Cuando la vida era más simple, lograste que sintiera por primera vez simpatía. Pensé que podía permitirme enamorarme de ti, aunque siendo solo una niña, ¿qué sabría yo del amor?

La complicidad que compartimos en lo mudo de una mirada no la he podido hallar con nadie más. No puedo evitar creerme el ser de peor suerte en la historia. Mirándote como te miro, entiendo que ya hemos crecido, y que con ello, mi amor por ti lo hizo también. Como si no existiera una medida para describir lo que me haces sentir. Amo y condeno este sentimiento, que en su contrariedad me lleva a detestar a la vida por dejar que coincidiéramos.

Puedo pretender que llevas toda la culpa para darme sosiego, y aun así la ansiedad se disuelve en más ansiedad.

Me aferro a la idea de volver el tiempo atrás y no verte desde un inicio, irónicamente esa idea termina por irritarme. Aunque sea un deseo desvergonzado, dentro de mi cabeza es correcto que estemos juntos.

Si hubieras accedido a mi pedido y no te hubieras dejado llevar por las habladurías, tal vez ahora no tendrías que leer esta carta, ni yo escribirla.

Amor, es todo, no puedo tolerar más la situación de una vida en la que no me correspondes, lamento no ser más razonable, pero deseo que con nadie más puedas ser feliz, y si así fuera el caso, que a la que mires en lugar de a mí, te recuerde mi nombre.

Piensa en mí como la mujer que siempre será tu amante, nunca tu hermana.

Hilaria escribe. 

Carta escrita por Gloria Cristina Apaza Chuquimia

3er Lugar - Concurso Nacional de Cartas de Amor

 A Nobody:

He decidido escribirte porque tengo miedo de no expresar lo que siento y eso podría acabar con mi vida. No hablo de la vida viva sino de la que merece ser vívida. Estas palabras de alguna manera me liberan de ti y de mí misma. Me encuentro escribiendo en un lugar con aroma a café y viendo una televisión sin imagen, pero por la cual perfectamente visualizo nuestro tiempo juntos. Todo se detiene, y me trasportó a otra época en la que fuimos felices. Parte de nuestra historia merece ser leída como muchas otras, la recordaré una vez más y le pondré fin para renacer en nuevas palabras. Tu nombre escondido en esta carta me causa nostalgia y también paz. Nuestra relación fue efímera y hermosa, me cautivaste como una brisa en pleno sol. Pero también me heriste como un haz de luz a la oscuridad. Te conocí sin buscarte, los besos que compartimos bajo la lluvia fueron dulces, ardientes y deseosos. Caminar a tu lado, escucharte y amarte me hizo difícil querer apartarme, tuve que acostumbrarme a tu ausencia. Una noche juntos romántica y sencilla selló mi compromiso contigo, aunque no sabía que ese recuerdo me condenaría por largo tiempo a la amargura. Te idealice hasta imaginar un futuro juntos, por eso te escribí otrora una carta en la que te dedique un soneto, ahora dependerá de ti leer una versión mía del soneto, pero para mí es necesario soltar tu recuerdo de mi corazón. Tus manos ya no las recordaré porque mi cuerpo ya es otro. Nuevos besos llegarán con otro sabor. Mis palabras serán para quien las quiera leer. Mi alma es la única que no podré cambiar, pero incluso ella te olvidará. Sepulto así las memorias juntos. Sentiré algo nuevo bajo la lluvia. Caminaré por más calles con otro anhelo. Miraré otros ojos con un nuevo atisbo. Los triunfos y fracasos serán compartidos con alguien más. Amaré de nuevo. Todo el mundo merece sentir aquello que es capaz de sanarte o herirte. Como escuchamos alguna vez:

1 El amor es la única cosa que somos capaces de percibir que trasciende las dimensiones del tiempo y espacio. Quizá debamos confiar en eso, aunque no podamos entenderlo...

The raven of Poe

1 Interestelar. Dirigido por Christopher Nolan, 2014.

Amor, cuántos caminos hasta llegar a un beso,

qué soledad errante hasta tu compañía!

Siguen los trenes solos rodando con la lluvia.

En Taltal no amanece aún la primavera.

Pero tú y yo, amor mío, estamos juntos,

juntos desde la ropa a las raíces,

juntos de otoño, de agua, de caderas,

hasta ser sólo tú, sólo yo juntos.

Pensar que costó tantas piedras que lleva el río,

la desembocadura del agua de Boroa,

pensar que separados por trenes y naciones

tú y yo teníamos que simplemente amarnos,

con todos confundidos, con hombres y mujeres,

con la tierra que implanta y educa los claveles.

Soneto II, Pablo Neruda

Solo un camino basta para llegar al olvido,

después de todo la soledad es nuestra compañera!

Cambian a diario nuestros caminos.

En este lugar llegan todas las estaciones.

El tú y yo puede significar nada mañana,

porque estamos separados aun conociéndonos,

separados por las decisiones y los problemas,

hasta ser recuerdos para el olvido.

Poco a poco los momentos juntos se desvanecen,

el ocaso de la tarde sepulta el día,

Nos une una memoria,

nos separan los problemas y el amor no es suficiente,

el resto de las personas continua con su vida

escuchando el viento que silba en esta ciudad.

"Ausente", The raven of Poe

Últimas publicaciones en nuestro blog

Sé el primero en leer nuestras novedades

Te presentamos las 3 cartas ganadoras del I Concurso Nacional de Cartas de Amor organizado por nuestro Club de Lectura La Paz con el apoyo de Retrato Café. En el certamen recibimos 214 cartas, de las cuales, el jurado seleccionó las siguientes cartas como las tres mejores del concurso.

Atardeciendo en la altiplanicie, nubes negras asoleadas emulan al dorado. Hay un poco de azul en las montañas. Un morado inverosímil brota desde abajo, cubierto con destellos naranjas que están bajando su intensidad. Algo dicen, algo dicen, por favor.