Cuento "Ciudadano Virtual" de David Oliva Terán

12.08.2020

Te presentamos uno de los cuentos escrito en el taller de escritura creativa Cómo escribir un cuento Cyberpunk, facilitado por la escritora Lourdes Reynaga y organizado por nuestro Club de Lectura La Paz.

CIUDADANO VIRTUAL

David Oliva

I

-Alarma Activada, Bip Bip. son las 6:00 am -indicó el Asistente virtual mientras encendía gradualmente las luces del departamento.

El Asistente virtual tenía forma esférica, no más grande de 20 centímetros, de colores gris y blanco, revestido de tela y con aspecto amigable.

La alcoba principal se iluminó de un color azul marino.

-Reproduciendo Play List Nicolas Jaar -indicó el Asistente virtual mientras que emitía a la par un sonido monótono propio de un despertador- Bip Bip.

-¡Apagar alarma! -gritó el Detective mientras intentaba abrir los ojos y se estiraba dentro de la cama.

-Alarma apagada, Buenos días, la temperatura de hoy es 12 grados centígrados, la máxima, 23 grados, pronóstico: despejado.

-Gracias, Asistente, ¿tengo pendientes para hoy?

-Pendientes para hoy:

1.- La despensa está vacía, debe reabastecer los siguientes alimentos: Café, fideos instantáneos, leche, pan, mantequilla.

2.- Según las Cookies de las últimas tres semanas se recomienda comprar alfajor de chocolate marca bonobon, Para conocer la lista de productos recomendados por favor revise la pantalla del celular.

3.- Recordatorio para hoy a las 16:00, revisar informe Ministerio de Justicia.

-OK, reabastecer despensa conforme a mi último historial de compras y eliminar cookies relativas a alfajores, dulces y chocolates.

"Te descuidas en una compra y ya te están ofreciendo todo tipo de comida chatarra" pensó el detective mientras se sentaba al borde de la cama.

-Remitiendo solicitud a MercadosYa. Eliminando Cookies señaladas.

El Detective se dirigió al estudio de su departamento, y tan pronto entró en esta habitación el cuarto se iluminó con una luz violeta casi azul.

El Detective se acercó a su escritorio y encendió el ordenador mientras esperaba que el Delivery reabasteciera su café; ya tenía listo el informe para que la Fiscalía lo revisara. Llevaba meses detrás de dos Cyberdelincuentes quienes eran conocidos por sus Alias "Bot Rebelde" e "Imilla Revolucionaria". Junto al personal de delitos informáticos lograron identificar a Bot Rebelde, y con el informe que estuvo preparando, el Fiscal podría emitir su imputación objetiva para el allanamiento de la morada.

Imilla Revolucionaria, por otra parte, era un misterio para todos los Detectives asignados a los casos en los que tuvieron que investigar los delitos por los cuales se le acusaba, hasta la fecha se presentaron denuncias por Hackear los sistemas de entidades públicas, en todas ellas cambiaba la página oficial por una en blanco con el mensaje de: "Queremos seguridad".

Se la acusaba de mantener apagados los micrófonos de su Asistente virtual y del celular personal, actos que constituían delitos desde la reforma de Cyberpatrullaje y Seguridad Nacional.

Por las ultimas investigaciones, se tenia sospecha que Imilla Revolucionaria se encontraba articulando el posible gran golpe en redes al Gobierno, desde la revelación de documentos confidenciales, hasta el ataque al servidor de la sociedad virtual gubernamental.

Bot Rebelde en cambio, no destacaba por un perfil técnico-informático, sino que era reconocido en redes sociales por hablar en contra del gobierno y difundir noticias falsas, actos que eran penados por ser considerados: Delitos contra la información y contra la verdad. "El bien jurídico tutelado más preciado para el Estado es la Posverdad, es una atribución exclusiva del Estado el poder manipularla", pensó el Detective.

-El café acaba de ser reabastecido.

-Perfecto.

II

El Detective se encontraba apoyado sobre la pared del balcón mientras miraba las calles, el callejón debajo del edificio estaba completamente iluminado de un color ultravioleta; observaba cómo las personas caminaban apresuradas por la calle, el Detective sabía que las luces ultravioletas públicas no serían suficiente para eliminar las distintas cepas de virus que flotaban por la calle, pero aun así la gente se aferraba a ellas.

-Llamada del Director de Redes Sociales -indicó el Asistente virtual quien se encontraba encima de la baranda del balcón.

-Director, buenos días, ¿cómo está?, recibí su mensaje el otro día, quería que me cuente un poco sobre el último análisis de redes-comentó el Detective mientras volvía a ingresar a su departamento.

-Detective, sí, justamente quería saber su opinión o mejor ver si me puede echar una mano, mire según los últimos informes existen reportes de Usuarios que están empleando las Plataformas de ocio para protestar contra el Gobierno.

-Sí, Director, el fiscal me informó sobre ello y la policía ya los está revisando.

-Sí, y gracias por ello, pero mi llamada va para pedirle un favor extra, sé que el Fiscal tiene buenas relaciones con el Ministro de Relaciones Exteriores, y quería saber si podrían firmar un acuerdo como el que tenemos con Facebook y Twitter, ya sabe para que estemos informados de primera mano sobre los Usuarios a fin de preservar la seguridad Nacional.

-Director, entiendo a dónde quiere llegar, mire no me comprometo a nada, pero hablaré con el Fiscal, a ver si aún tiene llegada al Ministro.

El problema con esto es que son dos competencias distintas y muy marcadas, a nivel de seguridad nacional, hemos firmado sólidos tratados con plataformas sociales, a fin de rastrear y detectar a aquellos ciudadanos que decidan desobedecer la ley o actuar en contra del Estado, sin embargo la Dirección de Redes Sociales se limita a regular aquellas plataformas que son destinadas al ocio y distracción de los ciudadanos, y de esas nacen cada año, en su mayoría son Startups y es más complicado tratar la diplomacia, pero descuide, yo hablo con el Fiscal y le aviso qué me dice.

-Gracias estimado, tenga buen día.

El Detective recordaba aquella época cuando trabajó para la Dirección de Redes Sociales, él era un poco más joven y se dedicaba investigar a los Usuarios de distintas plataformas, en una primera etapa trabajó junto al equipo de comunicación estudiando cómo podían convencer a la ciudadanía que todo estaba bien, que las políticas eran eficientes, y que se estaba avanzando con el plan del Gobierno; al cabo de un par de años, se dieron cuenta de que era una tarea casi imposible, fue entonces cuando iniciaron la segunda etapa, entretener a la ciudadanía, las investigaciones de ciudadanos se volvió un estudio de gustos, actividades y preferencias dentro de redes sociales, los datos eran exportados a cadenas de televisión y compañías extranjeras para poder brindar a los ciudadanos contenido cómodo, despreocupado para que los ciudadanos tengan la atención puesta en cosas más ligeras que la difícil vida civil.

III

Eran las 6 de la tarde y el Detective salía del Ministerio Publico en compañía del Fiscal.

-No era necesario que presentes el informe personalmente, estimado Detective, podrías enviarlo por mensaje -señaló el Fiscal mientras se dirigían al auto del Detective.

-Lo sé, pero a decir verdad llevo 4 meses sin salir de casa, no he salido ni a la tienda de la esquina.

-Me parece una sabia decisión, es tu salud.

-¿Es verdad que tienen más pistas de Imilla Revolucionaria?

El Fiscal adoptó una cara seria: -No, aun no hay más pistas, esa chica sabe cómo borrar su rastro y se ha vuelto un verdadero dolor de cabeza, ya me llegó un memo dándome plazo para encontrarla, si no la encarcelamos hasta fin de año, creo que debemos estar pensando en buscar otro trabajo.

El Detective manejaba mirando fijo al camino y no decía nada, mientras que el Fiscal continuaba.

-Yo te digo una cosa, después de que el mundo se fue al diablo el 2020, todos los malditos países hicieron bien una sola cosa, invertir en tecnología, y si no hubiera sido por ello, este pueblo nunca se hubiera levantado, abrimos el código fuente a todo, a todos los servicios, le dimos tecnología al pueblo, era el hombre ayudando al hombre, y mira donde nos trajo, a personas malagradecidas que terminan usando el internet para hablar mal del Gobierno, les dimos un Asistente virtual totalmente gratuito, y estos delincuentes lo primero que hacen es apagar sus micrófonos, ¿acaso tienen algo que ocultarle al Estado?, Bah, yo no entiendo a las personas.

-Bueno, quizás si el Gobierno les hubiera dado más educación, comida o salud, las personas hubieran encontrado oportunidades en vez de armas.

-¿Perdona? -El Fiscal cambió totalmente su expresión, había intentado levantarse de su asiento, pero el cinturón lo mantuvo fijo.

-Ja, ja no nada, es un chiste sobre el tema...

-Mira, amigo, hace poco reportaron a la esposa de un oficial porque también hizo un "chiste" en redes sociales, así que sugiero que me hables tan serio como le hablas a tu Asistente virtual por las noches -respondió el Fiscal con un tono enfadado.

El auto se había detenido fuera de la casa del Fiscal

-Llegamos, estimado, disculpe mi comentario, no volverá a pasar.

-No hay problema, que estés bien, saludos.

El Fiscal se despidió intentando que se le pasara el malhumor.

IV

-Asistente, estoy de vuelta -dijo el Detective, mientras veía cómo las luces se encendían dentro del departamento.

El Detective tomó una cerveza de la heladera, y se paró frente a la ventana del balcón, esta vez no tenía ganas o energía para salir al exterior y exponerse a los virus.

Desde los toques de queda dinámicos, las calles y los parques no volvieron a ser los mismos, salir era sinónimo de muerte y la gente procuraba decorar más el interior de su casa que conservar los ambientes externos, el gobierno invertía más en infraestructura que en salud y el ser humano había adoptado una nueva forma de vida cada vez más virtual "somos animales de costumbres", pensó.

-¿Actualizar software? -preguntó oportunamente el Asistente virtual.

-Actualizar -respondió el Detective mientras miraba con una sensación de vacío el triste y desolado callejón fuera de casa.

-Actualizando, esto puede demorar unos cuantos minutos, permaneceré apagado mientras dure la actualización -informó el Asistente mientras se apagaban las diminutas luces que se encendían sobre la base de este.

Esta no era la vida que alguna vez imaginó el Detective, quizás cuando uno es más joven es más inocente y tiene más expectativas de cómo el mundo puede llegar a ser, y a medida que pasa el tiempo y llegas a ese punto, ves que ya no tienes el chance para hacer más cambios, todo lo que tenías que hacer ya lo hiciste y te das cuenta que todo está mal.

El Detective aprovechó que el Asistente virtual estaba apagado para comenzar a pensar en voz alta, hace mucho que no era capaz de escuchar sinceridad en su propia voz:

-¡Estamos jodidos!, no tenía que pasar esto, no así, ¿qué salió mal?, ¿qué hicimos mal?

¡El mundo está mal, el gobierno está mal!, ¿en qué momento me volví cómplice de todo esto?

-Software Actualizado -interrumpió el Asistente virtual mientras encendía sus pequeñas luces.

El Detective volvió a callar, pasarían otros meses hasta que pudiera volver a pensar en voz alta sin el riesgo a ser reportado; mientras tanto, solo le quedaba guardar silencio, guardar secretos, tal como seguramente se llevaría a la tumba aquella cuenta anónima que administraba durante los fines de semana, aquella cuenta que era más liberadora que gritar en voz alta, aquella cuenta cuyo nombre de perfil es Imilla Revolucionaria. 


"Esta iniciativa del Club de Lectura La Paz, le brinda al lector un zumo de cuentos como resultado del concurso Historias de cuarentena ejercido en la pandemia del 2020 que honra la memoria de la historia vivida en nuestro país y, por supuesto, de quienes se atrevieron a plasmar su experiencia en páginas dedicadas a esta causa." PabloJandro...

Regístrate y entérate de nuestras actividades, concursos, tertulias, etc.