Conoce las 3 cartas ganadoras del II Concurso Nacional de Cartas de Amor 2023

25.03.2023

Te invitamos a conocer las emocionantes historias de amor plasmadas en las tres cartas ganadoras del II Concurso Nacional de Cartas de Amor organizado por nuestro Club de Lectura La Paz con el apoyo del Gobierno Autónomo Municipal de La Paz y Café Retrato. Con un total de 149 cartas participantes, nuestro jurado ha seleccionado las tres cartas que destacaron por su calidad literaria, creatividad y emotividad. Te invitamos a que te sumerjas en estas historias de amor que sin duda te conmoverán y emocionarán. ¡Que las disfrutes!  

Conoce las 3 cartas ganadoras del II Concurso Nacional de Cartas de Amor 2023
Conoce las 3 cartas ganadoras del II Concurso Nacional de Cartas de Amor 2023

"12 de febrero de 2023 y vencimiento a 2024… " escrita por R. Rodrigo Alanoca Merlo

1er Lugar - II Concurso Nacional de Cartas de Amor

12 de febrero de 2023 y vencimiento a 2024… como nuestro acuerdo. ¿Te acuerdas? ;)

Días así me recuerdan el amor, inmaduro, escampado, luego de los días fríos que vives tan lejos de aquí, sin nuestro sonido en esos pasillos resbaladizos. Cuando corríamos bajo esta lluvia intensa. O gritar: "pásenlo rápido", "siguiente ficha", "me hace feliz que te hayas curado", frases trabajosas hospitalarias, ¿te acuerdas?

En esos días reaprendíamos a decir palabras que no tenían significado sin el otro, como que recordabas las calles truculentas, llenas de farsas de triquiñuelas, de congestión vehicular, de hacer escaladas andinistas urbanas, solo al ir al mercado Rodríguez, y fácilmente bajar por mariposas cuatro horas después en caminos mundanos.

Ahora, quiero que te acuerdes de respirar, de correr despacio, de no acelerar la vida, que sé que nos queda. Por ahora separados, que se nos sale el corazón en cada bache que hace nuestro cerebro al soñar, como hace un mes, que me besaste desde la comisura izquierda de los labios, hasta completar nuestro corazón roto.

Para volver al ritual del espíritu del amor, no te olvides de citar las desavenencias de la detective de Agatha, los cuernos y dibujos de cuando renace – muere nuestro oso favorito, del bigote falso de Montessori, filosofar sobre los árboles de hojas azules que cambian por colorantes andaluces, que odiamos los libros de autoayuda; o que la mejor forma de tostar las papas, es en rectángulos uniformes, para la patrona. Que tenemos las más disparatadas ideas para acabar con aprendices poderosos. Son muchos qué, que solo encuentran su porqué, contigo, que seas mi solucionario personal, a preguntas sin respuesta.

Antes de cerrar este papel, anda al comedor, toma un rato la caja de madera de la música, gira el metal brillante, escucha, en el interior o exterior, de esta bola gigante de silicio y hierro, no olvides que te quiero, vida, extendida que no sé cómo das al alma, que atinas… 

si deseas unirte a nuestro Club, puedes llenar el formulario haciendo clic aquí o en el siguiente botón. 

"Carta Al final" escrita por Ella Erika Torrez Murillo

2do Lugar - II Concurso Nacional de Cartas de Amor

Cuando te vi esta tarde, mi corazón se infló de miedo, como una esponja llena de agujeritos. Eso me sucede cuando te llega los ratitos de locura, tus ojos se cierran de ira y te vuelves oscuridad y odio, revientas como una flor para querer morirte después. Tu bebé no existe, tu papá se quiebra, tu hermana escapa y yo, vivo, vivo para rescatarte del monstruo que te abraza y que te hace trizas una y otra vez, desde hace veinte años. Si supieras las veces que le recé a la muerte para que nos convirtiera en charco y poco a poco evaporarnos. Cuando veía tus lágrimas mezclándose con tu sangre y mis lágrimas invadiendo tus dolores, en un suspiro se iba toda la fuerza de mi cuerpo. Otras veces corría a salvarte y te encontraba con grietas en las muñecas o en tus tobillos. Hubo días y hubo noches que sufrí tu ausencia. Era mi castigo y abandono. El Jesús, el Andrés y la Mica me daban direcciones, teléfonos, calles equivocadas. Una vez un policía me dijo: "señora ya no la busque, usted ya no es pieza de ese rompecabezas"… recién entendí que yo ya no era parte de tu vida aunque fuiste una mitad mía. Entonces regresaba a la casa y gritaba tu nombre, impotente, sintiendo que esa esponja, ahora ocupaba el espacio de mi dignidad. Muchas noches amanecí junto a la pequeña ventana que daba a la calle, buscando el día y la hora en que comenzaste esta guerra. En el silencio que provoca la noche, escuchaba gritos, discusiones y golpes. Las veces que me humillé para salvarte recurrí a los rezos, a las confesiones y penitencias, a los psicólogos y a los brujos. Al inútil sacrificio de un conejo que mezclado con hierbas se tostaba en un pequeño infierno. Me agarraba de cualquier magia para enraizar en ti, un cachito de decencia. No fue suficiente tu anorexia y bulimia, no. Siempre había más y soy consciente que me volví miserable porque seguí amando tus partes rotas, pero descubrí que en ese amor había pedacitos de odio hacia ti. Y ya en este punto debo poner el cartel de "cerrado por reparación". Hoy quiero hacerme pequeña, quiero ser cobarde y borrar mis culpas. Quiero no amar porque te lo llevaste todo. Ya no quiero enfrentar tu locura, Ya no quiero salvarte. Quiero hacerme débil, armar mis destrozos y encajar con dulzura las piezas, capaz haya un cielo después de este vacío.

Hijita, quiero quererte de lejos y no enterarme que te hiciste cenizas. 

"Carta a Carolina" escrita por Sandra Carola Escobar Canelas

3er Lugar - II Concurso Nacional de Cartas de Amor

Encarar el estado de las cosas fue más difícil de lo que creí, sin embargo, las acepto con las memorias intactas y los sentimientos a flor de piel. Decido escribir esta carta, para un futuro cercano, cuando pierda las ganas de hablar, mi único recurso de conexión sean los oídos recepcionando palabras de consuelo y mi conciencia se encuentre adormitada de morfina por el dolor.

Hoy observé mi silueta en el reflejo del espejo, unos ojos marrones mirándome de frente, las mejillas sonrosadas, la piel de gallina en las extremidades. Mis manos trenzaron con esmero la peluca semi sintética, mi boca entreabierta susurró una oración, me vi contenta a pesar de todo. Desplegué mis brazos cual alas de un ave intentando alzar la figura media hecha de mujer, bailando mis canciones favoritas como una desquiciada. Vi mis veintidós años recién cumplidos empañados de lágrimas y saciados de inmensas alegrías, mi naturaleza optimista disponiéndose a encarar la realidad de los desahuciados. Me vi tenaz, asumiendo mi destino, llena de una esperanza abrumadora que fluía como perfume de azahar en toda la habitación.

Enmarcaré el recuerdo de los paseos largos por el montículo acompañada de mi madre admirando el Illimani sobre un tibio atardecer, los brazos de mi padre acogiéndome en las noches más oscuras y la fortaleza de las amistades sosteniendo las espaldas y mis ánimos estos últimos años.

Me reconocí hoy, serena, risueña y hermosa como nunca antes, con el más ferviente amor por la vida hasta el último de mis días.

Carolina 

Últimas publicaciones en nuestro blog

Sé el primero en leer nuestras novedades

Te invitamos a formar parte de nuestro Taller de Escritura Creativa "Cómo Escribir Realismo Mágico" impartido por Lourdes Reynaga, docente universitaria de escritura creativa. Durante el taller, no solo aprenderás técnicas valiosas de escritura creativa de realismo mágico, sino que también recibirás consejos prácticos para hacer que tus...

Es un placer compartir con nuestra comunidad lectora el texto escrito por Brisa Alejandra Yapu Mamani, una de nuestras participantes del ciclo de tertulias y capacitaciones: "La Vigencia de Mafalda: Un ciclo de Lectura Para el 50 Aniversario de su Despedida", organizada por nuestro Club de Lectura La Paz con el apoyo de la Embajada de Argentina en...

Es un placer compartir con nuestra comunidad lectora el texto escrito por Luz Daniela Saravia Felipes, una de nuestras participantes del ciclo de tertulias y capacitaciones: "La Vigencia de Mafalda: Un ciclo de Lectura Para el 50 Aniversario de su Despedida", organizada por nuestro Club de Lectura La Paz con el apoyo de la Embajada de Argentina en...