El manga de terror japonés, miedo en blanco y negro

11.05.2021

Artículo escrito por Carlos Delgado

Escapas a media noche de una casa abandonada en el bosque. El monstruo te persigue. Lo escuchas correr detrás de ti y hueles la sangre de los amigos que esa abominación se comió. Huyes para no ser el siguiente, pero te detienen de golpe. Son policías, armados y con linternas. Te sientes a salvo. Pero no le apuntan a la bestia, sino a vos. Bajo la luz de las linternas ves tu ropa y tus manos empapadas en sangre. El monstruo nunca existió. Todo este tiempo el autor de esa masacre fuiste tú. Este giro de tuerca en el final suele ser el requisito para las historias que cubrimos con el manto genérico de "terror psicológico". Pero existen otras herramientas para ayudarnos a lidiar con la angustia de saber que los monstruos no necesitan colmillos o cuernos. Están, por ejemplo, las novelas de terror, las películas de suspenso y el manga de terror japonés.

El Club de Lectura La Paz lanzó el Ciclo Gratuito de charlas y tertulias - "Manga de terror japonés", invitándonos a leer cuatro obras grandes del género: "Tomie" de Junji Ito, "God's child" de los hermanos Nishioka, "El Club del Suicidio" de Usamaru Furuya y "Aula a la deriva" de Kasuo Umezu. Con su trazo distintivo y características propias, los autores propuestos se distinguen de las demás novelas gráficas por poner su arte al servicio del terror. Por dibujar paneles con monstruos ocultos y globos de diálogos repletos de ansiedad, donde la única certeza es no saber qué está sucediendo. Y los lectores tendremos ahora la oportunidad de averiguarlo. O de intentarlo.

Son historias en las que la normalidad de los personajes se va perdiendo viñeta por viñeta. En "Aula a la deriva" de Kasuo Umezu, la historia que al principio parecía un viaje de ciencia ficción lleva a sus personajes, un niño en edad escolar y sus amigos, a un mundo de terror fantástico. Todo ha cambiado, y nos damos cuenta de que las páginas que leemos ya no tienen nada de su normalidad inicial. Se han impregnado con la misma angustia con la que esas fuerzas desconocidas acabaron con la inocencia y la cordura de un grupo de niños, llevándolos de golpe al peligro y a la muerte sin ninguna explicación.

En el terror de Junji Ito ningún personaje conoce el origen del misterio que va llenando de sombras sus vidas. Tienen que vivir con los fenómenos sobrenaturales como parte de su rutina y a los ojos del lector. Y mientras el manga se va tornando cada vez más oscuro y desesperanzador, el lector se dará cuenta de que Ito impregna hasta las esquinas de las páginas de sombras. Ni sus personajes ni el lector tienen escapatoria. El miedo los persigue en su hogar, en la cena, mientras duermen y hablan en susurros. Siempre con la certeza de que lo que sea que esté acechando afuera podría entrar apenas abran la puerta. Para Ito no es necesario dibujar un cementerio de noche. Sus monstruos están presentes de día.

Los personajes de estos mangas cambian con la desgracia. El dolor y la tragedia cambian su esencia y los deja abiertos a intrusiones desconocidas del exterior. En El Club del Suicidio de Usamaru Furuya , una joven poco a poco deja de reconocerse luego de un cruento accidente. Ella no puede explicarse lo que le sucede, pero ahí está, siempre girando alrededor de una misteriosa presencia. Furuya arma un rompecabezas de suspenso con cada página, en el que no sabemos si queremos conocer el desenlace. Los adolescentes de su historia se consumen lentamente en sus problemas, y leemos en primera persona sus obsesiones y sus miedos.

Aunque vivimos en un mundo de terror, lo que verdaderamente lastima al personaje es el daño que toda esa aterradora fantasía le hace a su cordura. Porque el más horrible monstruo no viene del espacio o se invoca en un ritual maldito. Está dentro de cada personaje, dentro de nosotros, y las historias no hacen más que dejarlo salir. Esa es la promesa que nos hace el Ciclo con God's child de los hermanos Nishioka, un análisis sobre el desarrollo de la mente del monstruo.

Y al final ¿por qué leer estas historias horripilantes? Porque en el momento en que forman parte de la literatura, todos esos horrores están exteriorizados. Ya no deambulan por nuestra mente, y viven entre los dibujos y las historias que el Ciclo Gratuito de charlas y tertulias - "Manga de terror japonés" del Club de Lectura La Paz propone ahora. Al leer estos mangas, el miedo puede volverse inconsciente otra vez. Los personajes y sus monstruos, las calamidades y el terror que tienen que vivir, se quedan en el territorio de la fantasía, limitados por los cuadros en blanco y negro y los globos de texto del comic japonés. Y talvez sea mejor que se queden ahí. 

Autor: Carlos Eduardo Delgado Velásquez (Carlao Delgado)

Escritor paceño. Especializado en el género de "hombre joven enojado". Entusiasta de su blog "Septiembre es Traidor".

Puedes conocer más artículos escritos por Carlos en su blog haciendo clic en el siguiente enlace: https://septiembretraidor.blogspot.com

Últimas publicaciones en nuestro blog

Lee lo nuevo de esta semana

Aproximarnos a un texto literario implica, muchas veces, encontrar la manera de valorarlo. Una manera que exceda el mero like o dislike y que apueste más bien por encontrar y explicar aquello que el texto dice. En ese sentido, hace falta plantearse cuestionamientos acerca de los criterios que se emplean a la hora de evaluar un determinado texto...