Cuento "Prueba un poco, es gratis" de Alan Buendía

Te presentamos uno de los tres mejores cuentos escritos en el taller online de escritura creativa "Cómo escribir un cuento de ciencia ficción - cyberpunk", facilitado por la escritura Lourdes Reynaga y organizado por nuestro Club de Lectura La Paz.

El presente cuento incluye una pista de audio, compuesto por Alan, para que la escuches a medida que avanzas con la lectura del cuento.

PRUEBA UN POCO, ES GRATIS

Alan Buendía

No tuve la necesidad de ver el rostro ensangrentado cubierto por un turbante: fue un ajuste de cuentas. Desde la quiebra total de Rotana Records los subwoofers se han apoderado de los suburbios del emirato. Entre sus pertenecías personales encontré un arcaico dispositivo de almacenamiento de ondas sonoras, probablemente diseñado durante el califato oscuro, en la entonces llamada California. También encontré unos conectores extraños, parecidos a jeringas, que, supuse, eran el cordón umbilical entre el dispositivo de almacenamiento sonoro y los oídos de algún potencial comprador de la mercancía.

Sus conexiones neuronales eran anormales y sus ondas cerebrales parecían haber sido alteradas intencionalmente. La autopsia también reveló el almacenamiento ilegal de ondas sonoras artificiales, listas para ser mezcladas y distribuidas.

Pude dar con su laboratorio gracias a un golpe de suerte. Zareen, otra subwoofer, fue detenida un par de días después, la encontraron riendo en vía pública sin un velo que cubriera su rostro. Zareen reveló dos valiosas pistas durante el interrogatorio: una dirección y una curiosa combinación de letras y números: موسيقى_1.7Hz.flac. Había oído de esa nueva y peligrosa droga, estaba de moda en los barrios altos del emirato, era tan potente que llevaba al consumidor a un estado comparable al que produce la esquizofrenia. Aquel estado provocaba sensaciones y sentimientos ilegales, no catalogados.

Varios aparatos, tan obsoletos como el de almacenamiento de ondas sonoras que cargaba el subwoofer el día de su muerte, estaban tirados en el suelo, algunos dentro de cajas desordenadas apiladas en todos los rincones de la oscura habitación. Sentí claustrofobia, el techo estaba cubierto por un material poroso que impedía el eco dentro del recinto, las paredes eran de hormigón, revestido con gruesos paneles de fibra de vidrio y planchas de madera de cedro. Me di cuenta que esa era la razón por la que no había descubierto el laboratorio antes: era imposible escuchar desde afuera lo que pasaba allí abajo. En una de las cajas, encontré la materia prima de la nueva droga: planchas de vinilo circulares que almacenaban las ondas sonoras de forma análoga, indetectables a cualquier control digital o biopolítico. Comprendí que, tras un cuidadoso proceso artesanal, el traficante era capaz de convertir las ondas sonoras análogas en ondas sonoras digitales. Las planchas de vinilo eran ilegales y extremadamente costosas, incluso para los subwoofers.

En otra caja, hallé antiguos manuales con instrucciones precisas para la fabricación de موسيقى_1.7Hz.flac. Varios de estos habían sido escritos por un sujeto llamado D. Leguizamón, en la Gran Colombia Unida. Las cosas parecían tener sentido, muchas de sus actuales colonias fueron famosas por traficar y fabricar sustancias biológicas ilegales.

En un cofre parecido a un arca, oculto entre aquel desorden, hallé otras tres planchas de vinilo, guardadas con especial cuidado. Pude descifrar los nombres de las carátulas, estaban escritos a mano: Nancy Ajram, Al - Qaynah y Amaseffer. A diferencia de las otras planchas, estas estaban prolijamente conservadas, pude ver mi rostro reflejado en ellas, tenían un precioso color oscuro similar al del ébano. El hallazgo me dejó desconcertado. Até los cabos sueltos y comprendí que el traficante era también adicto. ¿Qué lleva a un hombre a perder la vida por unos trozos de PVC? Sin duda, la suya era una adicción muy costosa y supuse que la pagaba traficando موسيقى_1.7Hz.flac. Algo no tenía sentido.

Aunque la unidad clausuró el laboratorio y confiscó todo el material, el موسيقى_1.7Hz.flac seguía circulando impunemente por las calles del emirato de Kabul. Capturamos y abatimos más traficantes en los meses posteriores. Cada día era más difícil saber quién era subwoofer y quién consumidor, la adicción a la droga eliminaba esta barrera. Nos dimos cuenta de que, en algún punto de la cadena, el موسيقى_1.7Hz.flac había comenzado a ser distribuido de forma gratuita. Entonces, desconocía las razones.

Las cosas que son gratis suelen ser apetecibles, no porque no tenga que pagarse por ellas, sino porque en ellas están implícitas dos acciones: la decisión de tomarlas o no y la decisión de dárselas a alguien más sin esperar retribución alguna. Comprendí que el subwoofer que mezcló el موسيقى_1.7Hz.flac no lo hizo para costear su adicción, el proceso de distribución era mucho más costoso que el de la creación de la droga. En realidad, era su adicción la que, a su vez, lo convertía en subwoofer. A alguien debió desagradarle esta idea y es la razón por la que el subwoofer fue asesinado

Quizás es esto lo que me llevó a probar el موسيقى_1.7Hz.flac. Reconozco que es altamente adictivo, permite sentir emociones ilegales reguladas por la unidad de control digital y biopolítica. Prueba un poco. Es gratis:

FIN

Alan Buendía (Alan Miguel Santos Isnado)

Nació en La Paz en 1990. Educador musical, compositor y escritor. Ponente y expositor en Argentina, México, Perú y Colombia en el Seminario Latinoamericano de Educación Musical. Escritor del artículo "Cumbia: The Latin American's Rock", aceptado en el congreso mundial de educación musical, organizado por la International Society for Music Education en Helsinski, Finlandia. Compositor y guitarrista de la banda de rock de fusión contemporánea "Obelipsis" e instrumentista del ensamble de música contemporánea "Amuki Ensamble". En 2020, publicó, de forma independiente, el libro de ficciones "Pueblerino Urbano".


Te presentamos uno de los tres mejores cuentos escritos en el taller online de escritura creativa "Cómo escribir un cuento de horror", facilitado por el escritor Mauricio Murillo y organizado por nuestro Club de Lectura La Paz.

Regístrate y entérate de nuestras actividades, concursos, tertulias, etc.